Yo también he sentido ese deseo de avanzar y de cambiar mi realidad y a la vez la sensación de que parecía haber algo impidiendo acercarme a la vida que quería

No fue hasta que empecé a profundizar en mí y en mi historia y pude ver y liberar todos los bloqueos del pasado que me limitaban en mi presente, además de, cuando me hice responsable de mí misma y de mi bienestar, que todo empezó a cambiar.

Yo también he sentido ese deseo de avanzar y de cambiar mi realidad y a la vez la sensación de que parecía haber algo impidiendo acercarme a la vida que quería

No fue hasta que empecé a profundizar en mí y en mi historia y pude ver y liberar todos los bloqueos del pasado que me limitaban en mi presente, además de, cuando me hice responsable de mí misma y de mi bienestar, que todo empezó a cambiar.

Por mucho que avanzaba, siempre sentía que de algún modo volvía atrás

Aunque sentía que había avanzado ya mucho en mi desarrollo personal y espiritual y, aunque era mucho más consciente de algunos patrones y me conocía mejor que en el pasado, no parecía ser suficiente. Siempre he sido una persona que se ha hecho muchas preguntas, tanto de la vida en general, como de mi mundo interior. Y siempre andaba buscando respuesta a esas preguntas.

A pesar de eso, muchas veces no conseguía comprender qué había detrás de ciertos comportamientos o de ciertas cosas que decía.

Con frecuencia me sentía súper incoherente y eso me frustraba.

Porque tenía claro que quería algo, como, por ejemplo, comportarme de cierta manera o conseguir algún objetivo, pero, a la hora de la verdad, actuaba de otra forma que no era para nada lo que yo quería y como había pensado y me acababa sintiendo realmente mal, además de que no entendía por qué pasaba eso y qué había detrás de esa incoherencia y esos bloqueos.

Yo entonces no lo sabía, pero tenía activas muchas defensas y patrones que, en un momento, habían surgido para protegerme, y que ya no tenía sentido mantener en mi vida. No fue hasta que los hice conscientes que pude elegir soltarlos y sustituirlos por otros que sí me sirvieran para avanzar hacia lo que quería construir y la que quería ser.

A diferencia de lo que nos han contado, nuestra sensibilidad es una fortaleza y no una debilidad

Desde pequeñita he sufrido mucho. No tuve una infancia ni una adolescencia fáciles, además siempre he sido profundamente sensible (lo que ahora sé que se denomina PAS- persona altamente sensible), lo cual hacía que me afectaran mucho las cosas y viviera todo de manera muy intensa. Desde pequeña, escuché constantemente cómo ciertas características que yo ‘’tenía’’ o atributos que yo ‘’era’’ me hacían imperfecta y cómo sería mejor si no fuera así; seguramente también te haya pasado que te han señalado y juzgado por ‘’ser’’ de cierta manera, incluso a día de hoy.

Entonces, como nos pasa a todos, empecé a ponerme máscaras para sobrevivir en un entorno que rechazaba partes de mí, rechazando yo misma esas partes.

Por otro lado, siempre he tenido una profunda vocación de ayuda y contribución, que fue lo que me llevó a estudiar Medicina. En los últimos años de carrera, pase por una crisis muy fuerte al darme cuenta de que el trabajo de la medicina occidental no estaba alineado conmigo y con mis dones. Fue muy duro, pero decidí abandonar el camino y formarme como coach tras terminar la carrera, ya que me había dado cuenta de que las emociones y los pensamientos (totalmente olvidados en la medicina occidental) tienen un papel fundamental en el desarrollo de la enfermedad física.

Adquirí herramientas muy buenas para acompañar, que además también me sirvieron a mí en mi propio proceso de desarrollo personal y, tras certificarme como coach, ya tenía clientes a los que acompañaba y ayudaba y que estaban muy contentas y obteniendo resultados, pero aun así yo sentía que faltaba algo… faltaba profundidad.

Desde pequeñita he sufrido mucho. No tuve una infancia ni una adolescencia fáciles, además siempre he sido profundamente sensible (lo que ahora sé que se denomina PAS- persona altamente sensible), lo cual hacía que me afectaran mucho las cosas y viviera todo de manera muy intensa. Desde pequeña, escuché constantemente cómo ciertas características que yo ‘’tenía’’ o atributos que yo ‘’era’’ me hacían imperfecta y cómo sería mejor si no fuera así; seguramente también te haya pasado que te han señalado y juzgado por ‘’ser’’ de cierta manera, incluso a día de hoy.

Entonces, como nos pasa a todos, empecé a ponerme máscaras para sobrevivir en un entorno que rechazaba partes de mí, rechazando yo misma esas partes.

Por otro lado, siempre he tenido una profunda vocación de ayuda y contribución, que fue lo que me llevó a estudiar Medicina. En los últimos años de carrera, pase por una crisis muy fuerte al darme cuenta de que el trabajo de la medicina occidental no estaba alineado conmigo y con mis dones. Fue muy duro, pero decidí abandonar el camino y formarme como coach tras terminar la carrera, ya que me había dado cuenta de que las emociones y los pensamientos (totalmente olvidados en la medicina occidental) tienen un papel fundamental en el desarrollo de la enfermedad física.

Adquirí herramientas muy buenas para acompañar, que además también me sirvieron a mí en mi propio proceso de desarrollo personal y, tras certificarme como coach, ya tenía clientes a los que acompañaba y ayudaba y que estaban muy contentas y obteniendo resultados, pero aun así yo sentía que faltaba algo… faltaba profundidad.

Fue entonces cuando pude profundizar mucho más en mí, reconocer bloqueos y patrones que hasta entonces no había visto, liberarlos y disponer de toda esa energía para transformarme transformarme a mí y a mi vida.

Fue entonces cuando pude profundizar mucho más en mí, reconocer bloqueos y patrones que hasta entonces no había visto, liberarlos y disponer de toda esa energía para transformarme transformarme a mí y a mi vida.

Realicé una formación en terapia transpersonal que me abrió un mundo de posibilidades

No solo se trata de lo que te pasa, se trata de lo que interpretas sobre lo que te pasa y cómo eso te condiciona en adelante

No solo se trata de lo que te pasa, se trata de lo que interpretas sobre lo que te pasa y cómo eso te condiciona en adelante

Pude experimentar en primera persona la profundidad de las herramientas y su poder sanador y liberador. A través del trabajo con el inconsciente, con el cuerpo y la energía y con la terapia sistémica, pude alcanzar un nivel que solo con el coaching no hubiera podido. Todo lo que iba aprendiendo en la formación, lo iba aplicando en mi vida. Decidí realizar primero conmigo misma el potente viaje de vuelta a mí, antes de incluirlo en mis acompañamientos. Pude profundizar muchísimo en mi historia, en mis heridas que todavía tenían peso en mi vida, aunque no me diera cuenta, en mis patrones, en mis luces y en mis sombras, además de en mis diferentes partes, incluidas las exiliadas, aquellas que me había dedicado a rechazar y abandonar y me di cuenta de cuánto peso había tenido todo esto en mi vida.

Pude darme cuenta de las historias que me contaba acerca de la vida y de cómo algunas de ellas me estaban limitando profundamente, además de que tomé conciencia de, cómo mi infancia y todo lo que yo había experimentado e interpretado en ella (porque no tenemos por qué haber sufrido para haber interpretado cosas que nos limitan), tenían un peso importantísimo en cómo se desarrollaba mi vida entonces. Decidí responsabilizarme de mí y de mi vida, hacerme cargo de mi niña interior y cuidarla, y colocarme en la adulta que soy hoy.

Fue entonces cuando puede unir todo lo que había aprendido, con lo que había estado experimentando, con todo lo que ya sabía y creé mi propia fórmula

Fue entonces cuando puede unir todo lo que había aprendido, con lo que había estado experimentando, con todo lo que ya sabía y creé mi propia fórmula

Mientras recorría todo este viaje profundo, lo fui complementando con sesiones de reiki, ya que también había realizado la formación para poder canalizar energía reiki y esto me ayudó muchísimo a ir integrando todo lo que se iba moviendo y a ir haciendo trabajo energético sobre todos mis cuerpos. Además, me dejé acompañar por grandes profesionales que también han sido maestras y maestros y con los cuales he aprendido otras herramientas que también fui incluyendo a mi método de trabajo. De forma paralela a todo mi proceso, fui modificando mis acompañamientos, saliendo de hacer solo coaching hasta que finalmente creé mi propio método, uniendo terapia transpersonal, coaching y reiki.

No soy como otras profesionales que solo lo han estudiado, yo misma he vivido y experimentado en primera persona este viaje transformador

No soy como otras profesionales que solo lo han estudiado, yo misma he vivido y experimentado en primera persona este viaje transformador

Mi objetivo con estos acompañamientos es facilitarte el camino, que adquieras la comprensión profunda de ti y de tu historia y las herramientas que necesitarás para seguir tú y regularte cuando terminemos. No tienes por qué hacerlo todo sola como yo lo hice.

¿Preparada para comenzar tu viaje de vuelta a ti y crear
la vida que deseas?

¿Preparada para comenzar tu viaje de vuelta a tiy crear la vida que deseas?

¡Pruébala!

Descarga gratis mi visualización guiada para conectar con la vida que anhelas

Así la podrás usar siempre que necesites reconectar con tus objetivos y anhelos y sentir claridad sobre cómo seguir moviéndote hacia ellos.

¡Pruébala!

Descarga gratis mi visualización guiada para conectar con la vida que anhelas

Así la podrás usar siempre que necesites reconectar con tus objetivos y anhelos y sentir claridad sobre cómo seguir moviéndote hacia ellos.